Terminator Genesys

0
674
views

ter_ad73El paradigma temporal me está matando. Literalmente. La pregunta que deberíamos hacernos todos es: ¿Pero es necesario estirar esto más?. Vale. Con Jurassic World pasa lo mismo, pero al menos aquella aunque repetitiva entretiene. Aquí se han montado un galimatías que cuesta entender. ¿Cuantos Kyle Reese y John Connors distintos hemos visto ya?

Año 2032. La guerra del futuro se está librando y un grupo de rebeldes humanos tiene el sistema de inteligencia artificial Skynet contra las cuerdas. John Connor (Jason Clarke) es el líder de la resistencia, y Kyle Reese (Jai Courtney) es su fiel mano derecha, criado en las ruinas de una postapocalíptica California. Para salvaguardar el futuro, Connor envía a Reese a 1984 para salvar a su madre, Sarah (Emilia Clarke) de un Terminator programado para matarla con el fin de que no llegue a dar a luz a John. Pero lo que Reese encuentra en el otro lado no es como él esperaba. ¿De que me suena esto?

Con este universo apocalíptico desordenado que se han montado sinceramente la prefiero a la tercer entrega. La cuarta era algo distinto y no estaba del todo mal, pero sigo sin ver la necesidad de una nueva trilogía con un  Arnold Schwarzenegger metido en el papel de un T-800 con falta de aceite en las articulaciones y la excusa de que su piel envejece. A este paso llegaremos a Terminator Geriatric: El día de las sopitas finales.

Otra cosa deleznable ha sido el doblaje de Emilia Clarke, de pena. Y Jason Clarke no convence como John Connor. Se me acaban las ideas para encontrar algo potable, nada que no hayamos visto antes pese a la evolución de la tecnología.

En definitiva, un cubito de palomitas y un refresco mini para este blockbuster veraniego. La saga nunca debería haber salido de James Cameron.

Artículo anteriorSan Andrés
Artículo siguienteDel revés (Inside Out)
Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here